Detrás de Tamanka...

15/6/15

Tamanca es un bello lugar que se encuentra  en la isla de la Palma, un lugar en  el que la contemplación de la naturaleza, del mar, de los volcanes  y del sol  se puede llevar a cabo  en todo su esplendor…un lugar donde los guanches, primeros pobladores de las islas, se sentaban sobrecogidos ante tal visión sobrenatural, que  sus mentes no llegaban a alcanzar. 

Por eso nuestra compañía se llama Tamanka, evocación al sentimiento que se nos despierta ante tanta belleza  y a la que nos gustaría llevar a todo aquel que comparte con nosotros espectáculos y experiencias.
Nos establecimos como compañía  en Segovia  y la formamos Estíbaliz Delgado y Juan Vivanco.  Además de contar con nuestra  formación teatral y en Artes  somos una licenciada en Comunicación y Educadora Social y un Maestro de Educación Infantil, Escultor y Ebanista, lo que hace que nuestras propuestas siempre tengan un toque educativo de fondo.
A veces nos encontramos  en el camino de la vida “encuentros regalo” ; personas, lugares, experiencias…que hacen que algo se mueva  y  produzca un gran cambio y esto  es lo que a nosotros nos ha pasado.

Yo nací en la Palma una isla llena de verdor, mar y lugares para el silencio y la paz. Mi infancia estuvo llena  de fantasía y magia; búsquedas de tesoros escondidos, visitas de duendes y hadas y juegos llenos de imaginación. Y por eso, desde muy pequeña, empecé  a jugar con las palabras, con la música y la danza, a hacer teatro con mis hermanos, a contar historias que yo misma  me inventaba.  Empecé con el teatro ambiental porque me encantan las “escenografías “ que solo la naturaleza sabe hacer y porque experimento, cada día, la necesidad de sumergirme en la naturaleza que es la que me conecta conmigo misma y me serena y con la Narración Oral porque mi  alma tiene una profunda necesidad de contar y ser escuchada.

Juan nació en Segovia y creció rodeado de pinares que le siguen acompañando en cada una de sus esculturas, ríos repletos de vida y aventuras que  inventaba para protagonizar  en primera persona  y que, como adulto, sigue viviendo como fuentes de  experiencia, inspiración y deseos. Cuenta con un don natural con los niños con el que  les permite ser, vivir una infancia verdadera, desarrollarse  con un montón de  propuestas creativas  que abren ventanas a un sinfín de aprendizajes maravillosos porque, para él, “educar es el arte de enseñar a vivir y es un regalo que debemos devolver a otros”… Sus manos dan forma y hacen posibles  equilibrios  inimaginables y creaciones que de otra forma no tendrían vida.


Los dos formamos un tándem que pedalea al unísono  con la convicción  de que otro mundo es posible para todos a través de las pequeñas cosas, de las cosas llenas de belleza y en las que ponemos un trocito de corazón para endulzarlas.

Después, en uno  de esos "encuentros regalos de la vida” nos encontramos con Chavida, la Escuelita, nuestro proyecto más reciente, una antigua escuelita rural pública que nos enamoró, un proyecto  que nace del romanticismo, del sueño de que vuelva a ser una escuela llena de niños , familias, adultos, personas…que quieran aprender y compartir desde el Teatro, la Creatividad, la Expresión , el Arte…, y del deseo de poder dejar expresarse nuestra parte  educadora… Chavida, La Escuelita es un lugar con mu –chaVida por su valor histórico, por su entorno natural y paisajístico, por sus paseos , por el verdor de sus primaveras y la luz especial de sus cielos, por el valor histórico y arquitectónico de su entorno, por su proximidad a  lugares emblemáticos como Pedraza, Sepúlveda, el Río Duratón , San Frutos…elementos que a nosotros nos siguen enamorando cada día y  haciendo que nuestra Escuelita tenga sentido; un lugar en el que vivir la  belleza, la conexión con la vida, la serenidad… aderezado con nuestra presencia, con nuestro deseo de ser anfitriones y de compartir,   y con nuestras creaciones. Además Chavida, la Escuelita es un lugar íntimo en el que celebrar  eventos desde el corazón, donde sentir que todos los detalles son cuidados para ti y los tuyos porque la vida está hecha de momentos pequeños que nos hacen sentir especiales, que nos llenan.

En una ocasión alguien  que no conocía de nada me dijo …“No hay  nada peor que quedarse en un rincón viendo cómo viven los demás y sin moverse por  miedo a lo que pueda pasar….Así que  ¡ vive , vive, vive!”… y sin ella saberlo ha sido y está siendo motor de decisiones, sueños y deseos como Tamanka& Chavida, la Escuelita que cobran sentido  y que dan sentido, cada día, a nuestras vidas y a las vidas de otros.

Estíbaliz



No hay comentarios:

Publicar un comentario